Reino Unido crecerá menos de lo previsto en 2016

Reino Unido crecerá menos de lo previsto en 2016Los analistas políticos coinciden en algunas estrategias a adoptar los primeros años de legislatura. Aquellas medidas más impopulares tiene sentido realizarlas durante el primer año después de las elecciones, dado que las siguientes todavía están suficientemente lejos como para poder recuperarse electoralmente, sobre todo si al final han generado resultados positivos tal y como teóricamente se plantean todas ellas.

¿Pero qué sucede si al poco de ganar las elecciones tu país se enfrenta a un referéndum como el Brexit? Es lo que ha sucedido en Reino Unido, donde el próximo 23 de junio sus ciudadanos van a decidir si se continúa en la Unión Europea o se sale para encarar una política económica en solitario.

Algo que políticamente hablando debería tener una trascendencia de enfrentamiento limitado, se ha agravado hasta convertirse en toda lucha mediática al salir en defensa del Brexit el actual alcalde de Londres, Boris Johnson.

En medio de este panorama, el canciller George Osborne ha tenido que presentar los Presupuestos Generales del Estado frente al Parlamento, así como las previsiones de crecimiento económico y los planes y estrategias a adoptar en los próximos meses.

La situación le ha forzado a presentar medidas más bien electoralistas, con las que conseguir el apoyo ciudadano. Entre ellas por ejemplo ampliar niveles de pago para impuestos de sociedades, para el impuesto sobre la renta, rebajas fiscales a industrias y muy tímidos ajustes presupuestarios en cuanto a gastos departamentales.

Y no sólo el Brexit está condicionando esta postura de Osborne y del Gobierno en general, sino también las previsiones de crecimiento para Reino Unido, que han descendido considerablemente del 2,4% al 2% en 2016 y del 2,5% al 2,2% en 2017.

¿Cómo afecta a la libra esta previsión a la baja?

Definitivamente, el primer trimestre de 2016 no ha sido el mejor de la historia para la libra. Otra cosa es que pugne por ser el peor. El Brexit, la previsión económica a la baja en Reino Unido y una economía global que está acusando la salida de la crisis más tiempo del que se pensaba, provoca que muchos inversores analicen con máxima cautela el comercio de divisas y se centren en valores refugio o en divisas con un futuro más prometedor como el dólar estadounidense.

No por nada las previsiones de la libra en un futuro sin la UE colocan a la divisa en un descenso que podría alcanzar decenas de puntos porcentuales. Ya en apenas dos semanas se ha reducido su valor un 3% en algunos casos y la fecha cada vez más cercana del 23 de junio no hace sino acrecentar el temor a que la libra y el euro se distancien en sus políticas monetarias más que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR