Los pequeños negocios sufrirán con el cambio fiscal

Comienza un nuevo año y llega con malas noticias para la gran mayoría de pequeños negocios de nuestro país que estén compuestos como una sociedad civil. Y es que a partir de 2016, este tipo de negocios tendrán que tributar el impuesto de sociedades, tal como se puede observar en la última reforma tributaria aprobada en el pasado año 2014.

Lo que ocurre es que este cambio fiscal ha sacado a la luz los cimientos de una figura que está demasiado extendida en la mayoría de pequeños negocios, y que tenía el principal objetivo de evitar un gasto demasiado excesivo en negocios pequeños, utilizándose principalmente para que no hubiera un número demasiado grande de gastos y papeleos respecto a sociedades mercantiles.

Los que sean socios de este tipo de sociedades, que fueran reguladas por el artículo número 1.665 del código civil y no por una ley de sociedades, tributaban hasta este momento por medio de la atribución de rentas. Esto significa que cada uno paga un IRPF según los beneficios obtenidos, mientras que los socios pagaban el IRPF según la nómina asignada.

Según la ley, hay un periodo de seis meses, concretamente hasta el 30 de junio de 2016, en el que los negocios a los que les afecte esta situación, puedan disolver la sociedad civil en caso de que lo vean necesario, pudiendo optar por otras figuras que van desde la persona física.

El desconcierto provocado, ha hecho que ahora la Agencia Tributaria se haya visto obligada a publicar a modo de instrucción, un documento en el que se realizan unas aclaraciones, aun quedando todavía demasiados interrogantes por resolver.

Y es que no hay que olvidar que hay una fuerte problemática que afecta de lleno a los comercios, y se verán obligados a abandonar el régimen de recargo que tienen que pagar por la equivalencia del IVA, optando por el sistema más complejo que hay en la actualidad.

Ya desde los Colectivos como el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) fueron a alertar a hacienda de lo que estaba ocurriendo, y de las confusiones que estaba ocasionando esta normativa, que lleva mucho tiempo ocupando una parte privilegiada dentro de las reuniones de profesionales.

También se ha querido dejar claro que aquellas comunidades de bienes que dispongan o no de un carácter mercantil, tendrán que continuar tributando de la misma forma que lo llevaban haciendo hasta ahora, con un atribución de rentas hacia los comuneros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR