Cómo analizar la viabilidad de tu negocio

¿Tienes una idea de negocio y crees que realmente puede marcar la diferencia en el mercado? ¿Piensas que tiene un público potencial elevado y que vas a ser capaz de encontrarlo y de orientarlo hacia a él?

En primer lugar queremos felicitarte: encontrar una buena idea, tal y como está la cosa, no es nada sencillo.

En segundo lugar queremos recomendarte que hagas un pequeño estudio de la viabilidad del negocio, de esta forma sabrás si es realmente posible conseguirlo, si hay que cambiar algunas cosas para ello, o si no vale la pena seguir adelante por este camino.

¿Cómo hacer un estudio de viabilidad?

Concepto principal

Lo primero que tenemos que pensar es en si realmente le va a interesar al cliente y lo que va a ganar este utilizando tu producto o servicio. No te centres únicamente en pensar si tu lo comprarías o no; sal por un momento de tu cuerpo e intenta ver el mundo con proyección.

El estudio del mercado

Aquí nos encargaremos de plasmar cualquier detalle relativo a la empresa. Por ejemplo, el plan que vamos a seguir, los objetivos que queremos lograr, el plan b por si tenemos que variar, la estrategia que vamos a adoptar.

En realidad tenemos que verlo como un mapa que va a ser capaz de seguirnos hasta nuestro ansiado destino.

Selección de la estrategia correcta

Es importante saber a qué sector del mercado nos vamos a dirigir para conseguir los mejores resultados posibles. De nada sirve lanzar la publicidad de forma global porque gastaremos mucho y la gran mayoría de las personas no se sentirán atraídos. Es importante segmentar el mercado por edades, gustos, géneros, preferencia… o cualquier otro detalle relevante.

La experiencia, la clave del éxito

En el caso de que ya tengamos algo de experiencia en el sector, la podemos aplicar para conseguir los mejores resultados. Por muchos conocimientos teóricos que pueda tener, al final se termina aprendiendo más fallando y solucionando estos errores. Si ya tienes experiencia en negocios fallidos, no lo veas como un hándicap sino como una ventaja adicional.

¡Listo!

En todo momento ten un plan por si todo te sale mal… y por si todo te sale bien. De esta forma jugarás con ventaja y estarás preparado para lo que pueda pasar. Si la cosa no va bien, tu mente ya habrá trazado otro camino a elegir.

De esta forma, crearás un negocio plenamente viable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies